lunes, 30 de noviembre de 2009

¿Flash en Luz y Fuerza?

A que no se habían percatado que el logo de Luz y Fuerza del Centro era idéntico al de Flash Gordon.
Taráaaan:





Chale con el diseñador piratón, neta se la mamó y peor, ¿quién lo aceptó?





Sayo n.n






lunes, 23 de noviembre de 2009

Super MEH

¿Se acuerdan del dicho haz el bien sin mirar a quién? Ah pues justamente esa frase me fue aplicable ayer domingo.

Después de andar de compras por la Gran Plaza, para cerrar con broche de oro me dirigí a Samborns a comprar la NYLON (que no tenían u.u) pero antes de llegar al lugar me encontré con una cartera/tarjetero. Me puse nerviosa porque la gente me veía (como que ya varios la habían visto pero no la querían tocar para ahorrarse la molestia), busqué a alguien de seguridad pero no había nadie. 

Entonces hice lo más cuerdo, le conté a mi novio, la esculcamos y encontramos el motín perfecto de un asaltante: tarjetas de crédito, una tarjeta sin firmar, un cheque en blanco y una hoja con clave de seguridad  password de su cuenta en internet. PLOP. Pero nada de identificaciones o números personales, sólo su nombre con un apellido nada común que yo había escuchado antes en mi primer viaje a Monterrey.
Pero mi novio, como buen fan de CSI, dió con la pista que nos llevaría al dueño. Un recibo de check in del dueño de la cartera.

Y con la poca confianza en la gente de seguridad, decidimos ir al hotel que no quedaba nada lejos de la plaza. 

Al llegar al lobby, vimos a una pareja mayor de 50 años con cara de preocupación, sin embargo nos dirigimos al empleado y preguntamos por fulanito de tal.

-"A sus órdenes", el dueño de la cartera estaba a nuestra izquierda y fue cuando Manolo, mi novio, le dijo: - "ay es que encontramos su cartera..." sin haber terminado la frase, su esposa, en la palabra cartera dió un grito de alivio casi con el cuerpo en el suelo. Ambos se desvivieron en darnos las gracias, la señora con lágrimas en los ojos abrazándome y besándome (que bueno que fue a mí y no a Manolo haha), nos invitaron a Mazatlán, nos dimos teléfonos, a Manolo le ofrecieron servicio para su coche porque son dueños de refaccionarias en Mazatlán y Monterrey donde están su hijo e hija... ¡WEP!

¡Momento! me dije, ¿dijo hija? y fue cuando le solté -"¿Acaso su hija se llama Elizabeth?"
La señora me miró con cara de extra asombro asintiendo, yo: -"Es que Eli es mi amiga".

¡Valgame dios! casi se me vuelve a desmayar la señora. Inmediatamente le marcó a Eli, nos saludamos, la invité a Guadalajara, bla bla bla...

La situación más bizarra en mi vida: ¡en que momento iba a pensar que el dueño de la cartera que recogí fuese a ser del papá de una chica que conocí en mi primer viaje a Monterrey! 


Lo más mamón es que todo esto lo hilé gracias a la historia de Eli, en la que contaba que sólo trabajaba en el negocio familiar porque frente a su changarro trabajaba el hombre que le gustaba hahaha.


Esta anécdota merece un super MEH en su etiqueta.


Sayo ^^